#26 ‘De focas daltónicas y alces borrachos: Por qué sobreviven algunas especies animales a pesar de sus defectos naturales’ de Jörg Zittlau

Publicado: 3 julio 2010 en Libros

A pesar de su tono desenfadado (y de un título todavía más desenfadado, De focas daltónicas y alces borrachos), el filósofo y biólogo Jörg Zittlau ha escrito un libro de divulgación desde un punto de vista de veras original sobre la evolución darwiniana.

En vez de hacer hincapié en las maravillas naturales que nos rodean, incluidas las que componen el cuerpo humano, Zittlau se ha convertido en ese típico criticón que sólo saca a relucir los defectos, tanto de los animales como de nosotros mismos.

La intención no es otra que ponernos (a ellos y a nosotros) en su justo sitio: no somos el culmen de la evolución, sólo somos criaturas que hemos sobrevivido por los pelos a los imponderables del mundo, y que por supuesto arrostramos toda clase de lastres biológicos.

Así pues, este libro, a la vez que divertido y lleno de curiosidades que jamás había leído antes, es un excelente ejercicio para comprender mejor la evolución darwiniana: no es una carrera hacia un objetivo, no vamos de peor a mejor, no hay progresión, la inteligencia no es precisamente el fin de la evolución y otras tantas ideas erróneas que tiene la gente sobre la evolución.

No hay evolución, sólo adaptación lenta y penosa. No hay diseño inteligente, sólo un cúmulo de parches que parecen haber sido creados por un chapuzas celtíbero.

Y así podremos leer sobre el albatros y sus problemas en la arrancada, eternizados humorísticamente en la película Los rescatadores en Cangurolandia. El divertido pero trágico caminar de los pingüinos, que les exige continuamente un alto tributo: la muerte masiva. El brillo como de baliza del alimoche, debido a que consume demasiada carotina en su dieta. O el oso panda, que tiene que mirar películas porno para recuperar por fin su actividad sexual.

Porque los animales, y también nosotros, no somos tan perfectos como creemos. El último capítulo del libro, precisamente, arremete contra la lista interminable de defectos y malas calibraciones que posee el cuerpo humano: si hemos sido creados por alguien, ese alguien debía de ser un bromista o un sádico.

En definitiva, un libro excelentemente documentado, de rápida lectura, divertidísimo, apto para todos los públicos, incluso para los que nunca se han enfrentado a un libro de divulgación científica.

En el caso de nuestro perro, la evolución dio un rodeo antes de tomar la dirección correcta. El perro es oriundo de la isla griega de Lesbos, donde, en los últimos años, se ha desarrollado todo un panóptico de nuevas formas caninas. Nuestro perro, llamado Pelle, es una extraña mezcla entre un saluki, un terrier y un mullido hámster, aparte de que, cuando hay alguna señal de peligro, encorva el lomo a la manera típica de los gatos. Ya se vio, cuando era cachorro, que sus antepasados le habían legado un patrimonio genético que lo capacitaba particularmente bien para arreglárselas en el mundo de los seres humanos.

Editorial Planeta
200 páginas
ISBN: 978-84-08-09165-3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s