Carta de Richard Dawkins a su hija (para los que creen cosas raras)

Publicado: 21 septiembre 2010 en Ciencia

La ciencia se apoya en experiencias sensoriales intersubjetivamente validables combinadas con la reflexión racional sobre esas observaciones empíricas. Las personas religiosas o espirituales reconocen la validez de dicho método, pero recalcan que el conocimiento fidedigno también puede obtenerse por intuición, lo que te diga un amigo, por Dios o por entes sobrenaturales.

La insuperable dificultad de este último método la expone de forma cautivadora el biólogo Richard Dawkins en una carta a su hija Juliet cuando ésta tenía 10 años, de su libro El capellán del diablo:

Suponte que yo te dijera que tu perror estaba muerto. Tú te alterarías mucho y probablemente dirías:  ¿Estás seguro? ¿Cómo lo sabes? ¿Cómo ocurrió? Ahora suponte que yo respondiera: Realmente no sé si Pepe está muerto. No tengo ninguna prueba. Simplemente, tengo en lo más profundo este extraño sentimiento de que está muerto. Tú te enfadarías bastanta conmigo por haberte asustado, porque tú sabrías que un “sentimiento” interior, por sí solo, no es una razón sólida para creer que un lebrel está muerto. Necesitas pruebas. Todos tenemos de vez en cuando sentimientos en nuestro interior, y a veces resulta que son acertados y a veces no. En todo caso, personas diferentes tienen sentimientos opuestos, de modo que ¿cómo decidir qué sentimientos corresponden a la realidad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s