#20 ‘Adáptate’ de Tim Harford

Publicado: 26 abril 2012 en Libros

Estamos ante el enésimo ensayo escrito por un economista que, en realidad, trata de abarcar todos los temas que conciernen al ser humano desde un punto de vista sistemático, racionalista, matemático y, por supuesto, económico. Sazonándolo todo con unas cuantas anécdotas históricas o unos pequeños y brillantes análisis oblicuos, a contracorrientes, como un salmón muy brioso, a propósito de hechos cotidianos contemporáneos (políticos, empresariales, sociales, etc.).

Éste es el armazón del libro de Tim Harford, el exitoso autor de El economista camuflado. Es el armazón de Adáptate, fue el armazón de El economista camuflado o La lógica oculta de la vida, y es el armazón de todas las obras de Harford. Como lo es de las obras de Steven D. Levitt, Stephen J. Dubner, Malcolm Gladwell y otros.

Solo por el armazón, pues, son libros disfrutables. Y Adáptate no es la excepción. A pesar de que el libro se venda como una especie de respuesta a los problemas que se nos avecinan, sobre todo a raíz del actual crack financiero, no esperéis una relación de soluciones prácticas y eficientes para combatir lo que viene. Adáptate es más bien estimula la reflexión, nos permite avirozar el panorama desde una atalaya un poco más elevada de lo habitual. Por ejemplo, descubriendo que el fracaso continuado acostumbra a ser la mejor receta para el éxito.

Pero el asunto que Harford aborda con mejor tino, y que particularmente siempre me ha interesado (sobre todo a raíz de la lectura de El cisne negro, de Nicholas Taleb Nassim), es que vivimos rodeados de doctos ignorantes, de llamados expertos que en realidad no lo son tanto (sobre todo porque nosotros mismos damos demasiada importancia a lo que sale por sus bocas). Porque nos encanta los tangible, la confirmación, lo explicable, lo estereotipado, lo teatral, lo romántico, lo pomposo, la verborrea, la Harvard Business School, el Premio Nobel y, sobre todo, la narración; que todo se nos explique en forma de fábula o cuento para que nuestro sistema crítico quede todavía más inerme de lo habitual.

Sin embargo, si escucháramos a las declaraciones de expertos en economía, por ejemplo, descubriremos que individuos con el mismo nivel de formación no solo opinan cosas distintas sobre la estrategia que debemos seguir para salir de la crisis financiera, sino que vierten opiniones diametralmente opuestas.

Naturalmente, eso no quiere decir que las cosas nos irían mejor si nuestro presidente del Gobierno fuera un chimpancé (aunque quién sabe). Lo que ocurre es que deberíamos creer que los expertos siempre están seguros de lo que deben hacer (aunque lo parezca). Que los expertos saben más que nosotros, pero no mucho más. Y que los expertos aún ignoran mucho más de lo que admiten (sobre todo en en ámbito de las ciencias sociales).

Solo por asimilar un poco más esta enseñanza tan elemental pero relevante para movernos por el mundo, ya vale la pena la lectura de este entretenido y, a ratos, divertido ensayo de Tim Harford. El tercero que leo de él. Por algo será.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s